En mis recientes vacaciones tenía que hacer una parada en la Ciudad de México, por cuestiones de los vuelos para llegar a Oaxaca, asi que preferí planearse y visitar lugares cerca de mi hotel para aprovechar la visita. Como recomendación general, es muy funcional hacer los planes alrededor de donde te vas a hospedar y claro, evitar los lugares que no son turísticos o que simplemente no son seguros.

Me hospedé en el Centro Histórico, en el Gran Hotel Ciudad de México, por que yo le tenía unas ganas a este hermosísimo hotel antiguo. Uno de los atractivos de este lugar es su historia, empezando por el predio, el cual se utilizaba para la venta de mercancías provenientes de Europa, posteriormente se inició la construcción de un centro mercantil, que al ser comprado por Sebastian Robert, se convirtió en el primer centro comercial en 1968. Eventualmente el lugar perdio su auge y fue vandalizado, sin embargo rescataron el lugar y lo restauraron, en la actualidad cuenta con un candelabro estilo Luis XV que fue regalo de Porfirio Díaz, para 1968 se convierte en el Gran Hotel, y de verdad que te hacen sentir tan en este ambiente de elegancia antigua, desde que te reciben, tienen detalles como champagne y postres al llegar a la habitación. Definitivamente vale la pena hospedarse aquí o pasar y disfrutar de toda la vibra de este lugar tan histórico

En lo que hacen tiempo para la comida pasen a La Cantina La Opera junto a Bellas Artes, construida en 1876, donde a pesar de ser super elegante y tener un servicio de primera no deja de ser una cantina donde poder tomarte la chela y botanear. A lo largo del tiempo ha recibido a personajes como Porfirio Díaz y su esposa y hasta Pancho Villa soltó un balazo alguna vez en ese lugar.

Para ir a comer algo y seguir con los drinks puede ir al Puntarena en Isabel la Católica, con una buenísima coctelería de mezcales, ahí probé un mezcal de guanábana y la especialidad de la casa que es un risotto  con setas de la región y vegetales. Aquí también encontraras la chocolatería de diseño Que Bo! para cerrar la noche. Es la más renombrada de México, cuentan con una variedad de trufas de las cuales yo me traje las mas que pude por que de verdad estan deliciosas.

Puedes levantarte temprano al día siguiente date la vuelta al Templo Mayor en el Centro de la ciudad, les super recomiendo que lo hagan lo antes posibles ya que el paso del tiempo ha hecho sus estragos en este lugar y es muy probable que muy pronto ya no se tenga acceso a de la misma manera que lo visitamos ahora.

Para ir a desayunar fui a El Cardenal, donde el menú fue lo siguiente, huevos en caldo de frijol negro, pozole con garbanzo, chilaquiles con carnitas y tortilla de huevos con escamoles, y si no estas muy lleno también tienen pan recién horneado y chocolate caliente.

Otros lugares para visitar ahí en el Centro Histórico son Bellas Artes, el Edificio de Correos y pasen por una galletas de nuez del Palacio de Hierro.

Ya de vuelta a la realidad cashanilla vi una peli no que me quise quedar con las ganas de recomendarles por que  me parecio bastante emocionante y de miedo al mismo tiempo.

Prefectos desconocidos: Dirigida por el español Alex De La Iglesia trata de  una cena entre cuatro parejas, que se conocen de toda la vida, se propone un juego que pondrá sobre la mesa sus peores secretos: leer en voz alta los mensajes, y atender públicamente las llamadas, que reciban en sus móviles durante la cena. Es del director Español Alex De La Iglesia.

 

Selenas – Maya B

Quizás te guste

Share This