¿Por qué vamos a parar? No es un berrinche, una ocurrencia, o una payasada. No es por huevonas, no es un asueto.

El 18 de febrero, después de una gran cantidad de marchas y movilizaciones feministas y noticias sobre feminicidios, uno tras otro, el colectivo feminista de Veracruz, las Brujas del Mar, convocaron un paro nacional para el día lunes 9 de marzo. Ese día, ni una mujer se mueve. El objetivo es marcar una ausencia, además de simbólica, una que se note en el sistema, en la economía del país, en la industria, en la fuerza laboral nacional. No es una cuestión de partidos, es nuestra exigencia como ciudadanas de este país para que tengamos el mismo derecho a la vida pública y privada que los hombres.

En cifras:

40% de la economía del país se constituye por la labor femenina.

25,744 millones de pesos es lo que producimos las mujeres en un día.

Si el lunes no nos movemos:

53% del sector comercial no va a poder operar.

49% de los servicios no van a poder operar.

38% de la manufactura depende completamente de manos de mujeres.

 

En twitter, encontramos el hashtag #ComoHombres en el que leemos tweets donde mujeres invirtieron el género de las frases violentas con las que las mujeres vivimos todos los días en este país.

 

Siempre hay una incomodidad en la palabra feminismo, esto es por todas las opiniones divididas que existen, pero hay que reconciliarnos con la palabra. El feminismo es la búsqueda de que los hombres y las mujeres tengan equidad en la sociedad en oportunidades, trato, estructura social. No hay por qué sentirnos mal con la palabra feminista. Al contrario, hay que cuestionarnos: ¿por qué me molesta hablar de esto? “Soy feminista, pero…” “Apoyo la marcha, pero no soy feminista” ¿porqué ese tema requiere de aclaraciones?

 

Hablamos de feminicidio. Que no es lo mismo que un homicidio común.

“Mándame mensaje cuando llegues a tu casa” es una frase que las mujeres ya decimos cada que salimos con amigas, hermanas, mujeres porque existe la posibilidad latente de que nos pase algo en el transcurso a nuestra casa. Todas salimos con temor de ser violadas y asesinadas, porque eso pasa en México, salimos un día y en ese día 10 mujeres son violadas y asesinadas. Es lo que decimos porque todos los días vemos a una mujer que mataron por ser una mujer que no se está portando como deben portarse las mujeres.

En los homicidios, los casos pueden ser: asesinatos dolosos, negligencia médica, proceso de un robo o un homicidio imprudencial. Existe la tipificación de feminicidio porque a las mujeres las matan en su casa, en su cuadra, en su colonia, alguien que la conoce, de confianza, por coraje; la mujer es violentada sexualmente antes y después de ser asesinada, ese cuerpo se tira en un lugar público para que las otras mujeres sepan lo que les puede pasar. Diez feminicidios registrados diario en este país. No pueden pedir que nos calmemos si estas cosas pasan y no hay culpables.

¿Dónde brincamos del “no tenemos derechos” a ser matadas? El odio a la mujer es sistematizado, no es algo reciente. Juárez a finales de los noventas empezó a ser un referente. Las muertas de Juárez. Como caso adyacente, el crimen organizado empezó a quebrantar todos los sistemas con corrupción y, ante un sistema que no ejerce justicia en el que puedes matar sin que haya consecuencia, las mujeres fueron el grupo vulnerable. Las violaban, las mataban, había tráfico de blancas y de órganos. En 2006, el presiente anuncia la guerra contra el narco y de aquí la violencia contra las mujeres, que antes estaba focalizada en Veracruz, Juárez, CDMX y Baja California, empezaron a aparecer en TODO el país. Se juntó todo: armas, machismo, corrupción, mas la falta de justicia y a las mujeres, como somos vistas como objeto, fue muy fácil ser un blanco.

Los hombres de ahora 20-30 años son pertenecientes a generaciones que han crecido acostumbrados viendo a mujeres muertas públicamente. Vivimos en un mundo masculino, las leyes, fronteras, y guerras fueron hechas por hombres y ellos también dijeron a las mujeres cómo debían portarse. Por eso, todavía hay hombres que siguen queriendo explicar cómo portarnos. Esta masculinidad nos está matando a todos.

Cuando ustedes se molesten ante las feministas y las marchas, antes de enojarse pregúntense por qué, ¿qué es lo que les molesta?

¿Cómo pueden ayudar los hombres? No contribuyan a que las mujeres sean objetivizadas. Razona tus comportamientos machistas socialmente aceptados. Debemos empezar por que no nos maten.

En Mexicali, el domingo 8 de marzo la marcha será desde Vicerrectoría a las 4pm al monumento Lázaro Cárdenas. El evento en facebook lo pueden encontrar aquí. Y recuerden que el 9 de marzo es #UnDíaSinMujeres, un paro en contra de la violencia feminicida y de una cultura estructural que promueve la violencia en contra de las mujeres.

 

Dejo por aquí también la página Un Día sin Mujeres MX en donde pueden encontrar recursos gráficos totalmente gratis como pósters, publicaciones para Facebook, Instagram e historias.

De las recomendaciones:

La película Cómprame un revólver, es sobre un futuro distopico en México donde no hay mujeres.

 

La música:

 

 

Quizás te guste

Share This