Si están aburridos ¿qué hacen para mitigar ese aburrimiento?

El aburrimiento es un estado de ánimo que surge cuando la falta de actividad es interpretado como algo negativo, como no es una emoción básica y no está generalizada, es algo difícil de definir. Siempre es distinto en cada persona y depende mucho de su situación y contexto. Por ejemplo, la gente regular de antes del siglo XX no se movían más allá de 30km cuadrados, imagínense qué aburrido ha de haber sido eso. Cuando yo les cuento a mis sobrinos cómo yo no tenía tele, se les hace sumamente aburrido.

“Estoy aburrido” es una expresión que usamos cuando estamos incómodos y queremos encontrar algo qué hacer que llene el espacio de tiempo que no estamos usando. El aburrimiento es una palabra muy moderna, apareció cuando llegaron las jornadas laborales y se estableció el tiempo libre, ahí fue también que se empezaron a inventar muchísimas cosas y actividades para llenar ese tiempo libre.

El aburrimiento abre el espacio para cualquier cosa que se nos pueda ocurrir.

Un domingo intentando no aburrirme, estaba leyendo sobre unas investigaciones que se están haciendo y en la Universidad de Florida, la psicóloga Dra. Erin Westgate quería analizar el aburrimiento. Ella estaba estudiando el pensamiento humano y en sus análisis, que constaban de dejar a las personas 15 minutos solas con sus pensamientos, se dio cuenta de que les daba miedo estar haciendo nada. Preferían tener una descarga eléctrica que tener que quedarse 15 minutos lidiando con ellos mismos.

En los últimos años ha crecido la idea de que el aburrimiento es el peor de los casos. cuando realmente el aburrimiento es una señal para que cambiemos de actividad. Significa que eso que estamos haciendo ha dejado de ser significativo para nuestro cerebro y nuestra alma. El aburrimiento es la fuente de la creatividad es la señal evolutiva, es ese tiempo muerto que los humanos necesitamos para evolucionar. Al estar consumiendo y entreteniéndonos nos estamos obligando a que no creemos y no evolucionemos.

Este enfrentamiento nos está obligando a buscar de maneras creativas cómo vivir, ser y salir de esto, hemos encontrado novedades sobre nosotros mismos y sobre otra gente. Paradójico es, que hemos empezado a encontrar alegría en la quietud y nos estamos empezando a adaptar.

El tenerle miedo al aburrimiento es lo que nos tenía detenidos en esta evolución.

Conoce más y participa en la investigación de la Dra. Erin Westgate aquí.

 

Playlist del programa

Quizás te guste

Share This