Hay una gran fascinación social acerca de un asesino serial, siempre. Es algo horrible, doloroso, y que no es bueno que pase pero el morbo nos gana y no podemos parar de verlo. 

Theodore Kaczynski nace en Chicago y desde chico tenía un coeficiente intelectual superior. Hizo su carrera de matemáticas en Harvard y fue considerado un genio por sus maestros. Hizo su maestría, ganó premios con su tesis doctoral, se hizo maestro en la universidad de Berkeley pero no le funcionó y renunció a la cátedra en esta escuela de alto rango. En 1968 fue el año en el que su familia dejó de saber de él porque se fue a vivir a las montañas de Montana para vivir una vida autosustentable.

Unabomber es el nombre que el FBI usó para identificarlo. Entre 1981 y 1985 lanzó ataques de bomba a universidades y aerolíneas. Le hicieron un perfil psicológico, se preguntaban por qué estas personas eran las víctimas de estos accidentes, y pensaron en que es alguien con inteligencia superior, alguien resentido, pero no siguieron la investigación porque dejó de atacar por un rato.

De sus víctimas mortales fueron un genetista, un maestro y un ejecutivo en telecomunicaciones y la última víctima fue un error pero fue el presidente de la asociación forestal de California. El FBI había pasado 16 años investigando y no tenían idea de quién se trataba, no había un patrón que llevara hacia él y era muy desconcertante. 

En 1995, después de 16 años de carrera terrorista, el unabomber le manda unas cartas al New York Times y al Washington Post diciéndoles que si publicaban su manifiesto filosófico ya no seguiría con los atentados. El FBI les da permiso de publicarlo, para ver si alguien que lo conozca pueda reconocer su estilo de redacción y sus ideas, y en efecto, la cuñada del unabomber lo reconoce. 

Un año después lo encuentran. Antes de detenerlo, investigan más, lo observan en su vida de ermitaño y ahí encuentran muchísimos documentos con claves y cada uno de los documentos contaba todo su proceso, sus diarios, sus pensamientos, su elección de a quién debía matar, etc. 

Le dieron 3 cadenas perpetuas, sigue encerrado y sigue escribiendo y contestando cartas. 

 

A todo esto, les recomiendo ver:

En Netflix Manhunt: Unabomber una serie de ficción que cuenta la historia de este personaje.    

 

Unabomber in his own words 4 episodios documentales de toda la gente involucrada en estas investigaciones y algunas de las entrevistas que dio al ser encarcelado. 

 

La serie Ratched con Sarah Paulson, visualmente es hermosa, pero es sobre personajes inmiscuidos en crímenes.

 

La playlist del programa:

Quizás te guste

Share This