Pues muchas cosas, el amor sigue siendo en pleno siglo XXI una fuerza cambiante que puede construir y destruir a su paso.

 

http://

Quizás te guste

Share This